La verdad no oficial de los intentos de robos de explosivos del ejército en Florida

Incendio PesmaEditorial de Fabricio Alvarez.
No son dos los denunciados posibles intentos de robo en la Planta de Explosivos del Servicio Material de Armamento del Ejército Nacional en la ciudad de Florida.
Son tres.
Lo que sucede es que el primero denunciado por la pareja de guardia de turno dejó mas dudas que certezas a las autoridades del ministerio y ejército nacional al momento de interrogar e investigar, y para no crear alarma pública deben haber entendido que era preferible dejar en el ámbito privado lo en apariencia acontecido.
En dicha investigación interna no se encontraron elementos que permitiera darle sustento a la denuncia, es más, se habría encontrado algún elemento residual que habría determinado no darle credibilidad a la denuncia de intento de robo.
Esto sucedió ya hace muchos meses.
La segunda denuncia fue por el intento de robo que si se le dió trascendencia pública y decidieron comenzar una investigación que aun no habria resuelto nada.
Esa oportunidad fue la medianoche del domingo 27 de octubre.
Denuncia de tres o cuatro sospechosos encapuchados que habrían intentado ingresar tipo comando al establecimiento de fabricación de explosivos acompañados por un dron y que según reza la declaración de dos guardias, uno de llos habría realizado cinco tiros de amedrentamiento e intentando bajar al dron, cosa que finalmente no sucedió, los del comando se fueron y el dron con ellos.
La investigación arrojó más dudas que certezas ya que no encontraron siquiera las vainas de las balas con las que habrían realizados los tiros los propios militares.
Nada se supo salvo que al guardia que declaró haber repelido el ataque se le concedió 15 días de asueto que aprovechó para descansar con su familia en un departamento lejos de Florida ya que la guardia pertenece al Batallón Nº 15 que tenía anteriormente asentamiento fuera de nuestra ciudad.
Ahora vuelve a denunciarse un tercer ataque, segundo publicado, donde se dice son dos los hombres que intentan ingresar este sábado a altas horas de la madrugada con unos pasamontañas y que son vistos y repelidos nuevamente por uno de los dos guardias que allí estaban, siendo justamente este funcionario militar, el mismo que denunció y tiró el 27 de octubre pasado.
Poca cosa más se sabe de esta vez, salvo que se ha determinado una nueva investigación que se llevará adelante pero con el soldado denunciante dado que se han dado los casos justamente cuando es él el que está de guardia.
No se sabe en que llegan los supuestos comandos, ni si llegan armados, ni porque intentan ingresar caminando teniendo doble cerca perimetral difícil de no ser detectados al intentarlo, ni porque logran escapar a pesar de los guardias armados con armas de alto calibre, ni siquiera que vienen a buscar teniendo en cuenta que ingresarían caminado para llevar bajo el brazo una cantidad no tan importante de explosivos si tenemos en cuenta lo proporcional de jugarse la vida en ello, ni parecen venir preparados para no ser detectados por las cámaras de seguridad que comienzan a funcionar cuando se pasa el segundo cerco perimetral, ni hay testigos de vehiculos o movimientos fuera del recinto militar que determine en que llegarían al lugar los supuestos comandos roba explosivos.
Surgen muchas dudas que las autoridades policiales y militares tienen al respecto.
Muchas dudas que deberían generar una responsabilidad social periodísitica a la hora de informar sobre algo tan grave, tan grave que hasta podría ser producto de la imaginación humana.
Porque se ha dicho y publicado cualquier cosa.
Por eso sabemos extraoficialmente que ahora se realizará una investigación administrativa interna para determinar la veracidad o no de lo denunciado por el funcionario militar que ha estado de guardia cada vez que sospechosos intentan ingresar a un sitio de manera tan poco convencional.

Comments are closed.